Alertan a ‘gorditos’: Cambio de hábitos

22 Feb 2015

Más de 85 mil millones de pesos al año le “cuesta” al País la epidemia de la obesidad. Esa cantidad corresponde a los costos por muerte prematura, tratamientos e incapacidad laboral de las personas que padecen diabetes tipo 2, enfermedad asociada con sobrepeso.

Así lo indica el estudio titulado “Kilos de más, Pesos de Menos: Los costos de la obesidad en México”, elaborado por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

Para este informe, el IMCO “analizó las pérdidas económicas e impacto en la competitividad del país que tienen el sobrepeso y la obesidad, condiciones que afectan al 73 por ciento de los adultos y el 35 por ciento de los niños en el País”, de acuerdo a SinEmbargo.mx.

Pero el mayor problema no está en la falta de tratamiento o de conciencia por parte de la población, sino en los estilos de vida y los hábitos de la misma. De nada sirven los proyectos si no se pone en práctica un plan para cambiar el estilo de vida a nivel personal, social y educativo.

Miguel Herrera, director de la Clínica de Obesidad del Hospital ABC, indicó que “es una forma muy seria, científica, de abordar un problema que está aquejando a un gran número de mexicanos y que a diversos niveles tenemos que poner todos un granito de arena para poder ayudar a lo que ya en la actualidad se considera una epidemia de salud mundial”.

Una publicación en la agencia Animal Político puntualizó que, respecto a los datos del estudio del IMCO, para una persona es 21 veces más barato cambiar de hábitos que tratar una diabetes ya complicada.

En comparación a EU, país en donde la obesidad también es un gran problema, este padecimiento representa un gasto médico de 190 millones de dólares anuales, de acuerdo al Instituto de Medicina.

La obesidad le cuesta a EU casi 8 mil millones de dólares al año a causa de la pérdida de productividad por incapacidad laboral.

“Los daños de estos padecimientos no sólo recaen en la salud de las más de 60 millones de personas afectadas, si no en el aumento de costos para el erario, una baja en la productividad laboral y la alza en los gastos para la población”, agregó SinEmbargo.mx.

Y es que para hacerse una idea, los 85 mil 24 mdp que le cuestan la obesidad y el sobrepeso a la sociedad mexicana, equivalen a la mitad del presupuesto con el que se construirá el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México.

Como referencia, el estudio del IMCO analizó los datos de más de 8 millones de personas con sobrepeso u obesidad en el México.

Pase por peso

Si quieres viajar en metro en el DF, tendrás que pagar el precio y no precisamente con pesos, sino con actividad física. Esta medida es una de las soluciones más sencillas y viables para fomentar un buen hábito y combatir la obesidad. Para viajar gratis, tendrán que hacer 10 sentadillas en una de las 30 máquinas de ejercicio que hay  en 15 puntos de la ciudad.

El programa fue lanzado por la Secretaría de Salud local. Las personas que realicen dicha actividad física recibirán, información  para combinar una alimentación sana con una rutina de ejercicios y una revisión médica gratuita.

La solución podría ser que sí se han implementado proyectos y planes para combatir la obesidad en países como México y EU, lo cierto es que el cambio radica en reestructurar los estilos e vida y fomentar nuevos hábitos.

La población debe incluir en su dieta básica alimentos saludables, hacer ejercicio, así como llevar un buen control metabólico.  Y no solamente aumentar el impuesto a los refrescos y/o eliminar la publicidad de la comida chatarra en la TV.

Y es que el problema también está en que no existe información que mida el impacto que tienen tanto los padecimientos, como las soluciones, por ello son pocos los ciudadanos que fomentan el cambio en el estilo de vida.

‘Se comen’ el presupuesto

El presupuesto que la Secretaría de Salud etiquetó en 2013 para la prevención de la obesidad, no se gastó en su propósito original. La dependencia “se lo comió” en atender a quienes ya presentaban padecimientos vinculados con el exceso de peso, en lugar de dirigirlo a prevenir la epidemia. La Secretaría destinó los fondos, sin la autorización de Hacienda, a atender pacientes con diabetes mellitus e hipertensión arterial.

En el informe de la Cuenta Pública 2013, presentado este martes 18 de febrero, la Auditoría Superior de la Federación reportó que en el Presupuesto de Egresos de ese año se autorizaron 300 mdp para prevenir la epidemia de sobrepeso y obesidad que afecta a 50 millones de mexicanos, sin embargo, en los 32 convenios que suscribió la Secretaría con las 32 entidades federativas, con la asistencia del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (Cenaprece), las partes establecieron que los recursos federales serían aplicados a la atención de la diabetes y el riesgo cardiovascular; modificación que sale de las normas.

El Cenaprece no pudo acreditar ante la ASF la autorización de Hacienda para modificar el alcance o la modalidad del programa y atender así cuestiones distintas a la prevención de la obesidad y el sobrepeso, según señala el reporte.

El desvío del presupuesto reviste gravedad puesto que en ninguna otra partida se destinaron fondos específicos para el combate a la obesidad y el sobrepeso, así que al haber enfocado esos recursos a otros padecimientos, la prevención de esa epidemia no recibió dinero de ninguna otra fuente.

Además de criticar el desvío, la ASF hizo una serie de observaciones al programa, identificado como la partida U008. Igualmente señala a sus  mecanismos de evaluación y de rendición de cuentas.

Sobre la rendición de cuentas que hace el Cenaprece, la ASF considera que es insuficiente debido a que no presenta los resultados de las evaluaciones de impacto para conocer si el sobrepeso disminuyó en el país como resultado de las acciones del programa U008.

Incongruencia

Además, se observa una incongruencia entre lo que la Secretaría de Salud reporta y lo que presenta como evidencia de las acciones realizadas. Salud informó que hizo 13 millones 921 mil 634 detecciones de sobrepeso y obesidad en población de 20 años y más, pero sólo acreditó información de 10 millones 692 mil 469 detecciones. Es decir, hay más de 3 millones 200 mil supuestas detecciones que la Secretaría, hasta ahora, no ha demostrado.

También, en los convenios de coordinación con los estados, mediante los cuales se transfieren los recursos para la operación de los programas, no se precisó a la población objetivo ni los mecanismos por los que se garantizaría que el presupuesto se canaliza exclusivamente para atender a determinado sector.

Agencia:
Fuente: Vanguardia

RELACIONADAS