Atrae la gastronomía tamaulipeca a visitantes

29 Jul 2015

Durante el periodo vacacional de Verano 2015, la Secretaría de Desarrollo Económico y Turismo invita a los visitantes a degustar de la gastronomía tamaulipeca, que se refleja en las seis regiones del estado y que se caracterizan por la variedad de platillos típicos como las enchiladas tultecas originarias de Tula o la carne a la tampiqueña oriunda de Tampico.

“En estas vacaciones las personas tienen que venir a comer y probar de los platillos típicos, en donde se puede apreciar cortes finos de carnes, aves, pescados y mariscos, frutos y flores que dejarán un gran sabor de boca. Esperamos a más de un millón de visitantes en estas vacaciones que disfruten de la comida”, mencionó Mónica González García, Secretaría de Desarrollo Económico y Turismo.

CERCA DEL NORTE
Influenciado por el país vecino, Estados Unidos, y por el Estado de Nuevo León, la región fronteriza de Tamaulipas, conformada por Matamoros, Valle Hermoso, Reynosa, Díaz Ordaz, Camargo, Miguel Alemán, Mier, Guerrero y Nuevo Laredo, se distingue por su deliciosos platillos elaborados a base de carne, como la carne asada, el cabrito al pastor, el borrego en ataúd, el cortadillo, la discada y la carne seca.

Además, esta zona cuenta con presas que atraen pescadores de todas partes, que además de disfrutar de los paisajes naturales que les ofrece el Estado, vienen a degustar los pescados y mariscos, en especial la lobina, que se puede disfrutar frita, en brocheta, cebiche, cocteles, entre otras variedades más.

En temporada de caza, el visitante puede deleitarse con platillos elaborados a base de venado, jabalí y conejo.

REGIÓN VALLE DE SAN FERNANDO
Burgos, Cruillas, Méndez, y San Fernando forman esta región, no sólo se distinguen por sus carnes asadas, machacado y cabrito, sino también por sus pescados y mariscos.

Óptimo para la pesca deportiva, a 25 kilómetros de San Fernando se encuentra la Laguna Madre, donde desembocan varios ríos, que junto con la playa carbonera se practica dicha actividad capturando algunas especies de jaiba y camarón para preparar sopas o tortas; o bien, también se puede encontrar otros pescados más comunes como catán, lisa o lenguado que se pueden preparar asados o fritos.

Al igual que en la región fronteriza, existen ranchos cinegéticos donde se pueden encontrar especies como el venado cola blanca, conejo, paloma de ala blanca, gansos y patos que forman parte de esta zona.

Gracias al ambiente que se vive, se pueden apreciar jacubes, que son cactáceas de tres costillas que cuando se rebanan tiene forma de cruz y se pueden preparar con camarones, carne molida de res o con pipián, salsa preparada con semilla de calabaza y especias. Los jacubes son ricos en fibra y su sábila se puede usar para tratar quemaduras.

EN EL ALTIPLANO
Dentro de esta zona conformada por Bustamante, Jaumave, Palmillas, Miquihuana y Tula abunda el nopal, llegando a ser uno de los principales platillos por sus cualidades nutritivas y se prepara en caldos, sopas, ensaladas o guisados.

Uno de los vegetales que rebosan es la planta de sotol, popular por su gran resistencia a los climas extremos, en su interior se puede fermentar su jugo para convertirlo en bebida alcohólica y su flor, conocida como manita de sotol o chocha puede hervirse para su consumo con orégano, jitomate y ajo.

Otro platillo representativo de la entidad son las enchiladas tultecas, preparadas en el Pueblo Mágico de Tula con tortillas rojas, papitas guisadas con zanahoria y chorizo, cubiertas de cebolla, tomate y lechuga. Toda una delicia.

Para el postre, destacan los dulces tradicionales como buñuelos, rosquillas de almendra, dulces de leche de cabra, gorditas de piloncillo y nieves artesanales elaboradas con pitaya, tuna, garambullo, buganvilia, entre otros exóticos sabores.

Con el propósito de promover el turismo y la gastronomía de la región, se realiza el Festival del Cabrito, que se llevó por segunda ocasión en el municipio de Tula a mediadios de julio. En este evento se exponen las distintas maneras de preparar cabrito, además de la comida típica de la región.

SABORES DEL CENTRO
En la zona de Ciudad Victoria, Güémez, Padilla, San Carlos, San Nicolás, Jiménez, Abasolo, Casas, Llera, Soto la Marina, Mainero, Villagrán e Hidalgo predominan las plantaciones de maíz, naranja, limón, toronja, aguacate, y la apicultura.

Asimismo, cuenta con las presas Vicente Guerrero y Real de Borbón, que en conjunto con la playa La Pesca, de Soto la Marina, se encuentran peces como huachinango, robalo, jurel, peto, pámpano, cherna, cazón, negrilla y mariscos.

Por otro lado, Ciudad Victoria es conocida mundialmente por sus gorditas de masa de maíz, rellenas de distintos guisos como asado de puerco, salsa verde, machacado, nopales, queso panela y muchos más, que se han convertido en una deliciosa opción para el desayuno.

Además de las gorditas, también se preparan el asado de puerco con chile ancho y cascabel, el cabrito en salsa, el arroz con camote de azafrán o puré de tomate y los frijoles charros pintos con cueritos de cerdo.

REGIÓN MANTE
Mante, Xicoténcatl, Antiguo Morelos, Nuevo Morelos, Ocampo y Gómez Farías son la región Mante. Se distinguen por las conservas de frutas que se han vuelto muy populares y que se preparan con naranjas, ciruelas, limón amarillos, limas, mandarinas, mangos, plátanos, chicozapote, moras y guayabas.

Los municipios de Mante y Xicoténcatl son ampliamente reconocidos por el cultivo de caña de azúcar, además de la siembra de soya, cártamo, tomate, cebolla chiles y hortalizas.

También destaca el palmito, tallo blanco que se obtiene de palmera que se puede encontrar en Nuevo Morelos y que se puede preparar en ensalada, con camarones o con masa de nixtamal. Otra de sus delicias son los langostinos, ya que existen criaderos en la zona y se han convertido en un platillo típico.

DELICIAS DEL SUR
Abarca los municipios de Aldama, González, Tampico, Ciudad Madero y Altamira, abundan los platillos a base de pescados y mariscos. En esta zona se pueden encontrar delicias gastronómicas a base de negrilla, huachinango y robalo. Los mariscos no se quedan atrás con el camarón y las famosas jaibas rellenas.

Una de las comidas más representativas es la carne a la tampiqueña, que consiste una tira de filete de res, acompañada de enchiladas, rajas de chile poblano, guacamole, frijoles negros refritos y queso fresco.

Para dar a conocer los platillos ante los visitantes y los lugareños, se celebra el Festival del Tamal en Ciudad Madero, donde cocineros exponen tamales de cochinita, puerco, res, jaiba y distintos guisos.

Tamaulipas goza de una producción agrícola que le brinda cereales, frutos, vegetales y más, además de una ganadería que se distingue por su carne de alta calidad. También destacan sus presas, ríos y los más de 400 kilómetros de litoral del Golfo de México donde abundan especies de pescados y mariscos que atraen miles de personas año con año.

“Es casi obligación llegar al Estado y probar la comida tamaulipeca, dejarse deleitar por sus deliciosos sabores, desde el cabrito que se degusta en la frontera, hasta la típica carne tampiqueña y sus deliciosos platillos a base de pescados y mariscos, la gastronomía tamaulipeca está llena de sorpresas que buscan satisfacer hasta el paladar más exigente”, finalizó González García.

Agencia:
Fuente: Redacción

RELACIONADAS