Casa Blanca busca prohibir el uso de celulares en horas de trabajo

27 Nov 2017
Comparte:Tweet about this on TwitterShare on Facebook

A algunos miembros del personal les preocupa que una prohibición pueda dar lugar a una serie de consecuencias perturbadoras imprevistas.

La Casa Blanca podría prohibir a sus empleados el uso de teléfonos celulares personales durante horas laborales, lo que ha generado preocupación entre el personal, incluido el hecho de que no podrían estar en contacto con familiares y amigos, de acuerdo con cinco funcionarios del gobierno.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se ha quejado repetidamente por filtraciones a la prensa desde que asumió el cargo, pero un funcionario dijo que el cambio potencial no está relacionado con las preocupaciones sobre divulgaciones no autorizadas a las organizaciones de noticias.

La prohibición propuesta está impulsada por preocupaciones de seguridad cibernética, dijeron los funcionarios. Una fuente del Gobierno dijo que hay demasiados dispositivos conectados a la red inalámbrica del campus y que los teléfonos personales no son tan seguros como los que el gobierno entrega como dotación.

Los funcionarios solicitaron el anonimato para discutir la propuesta porque no se ha tomado una decisión final.

La Casa Blanca ya toma precauciones con los dispositivos inalámbricos personales, incluso al exigir a los funcionarios que dejen los teléfonos en cubículos fuera de las salas de reuniones donde se discute información delicada o clasificada. Los altos funcionarios aún no han decidido si imponer o no la prohibición, y si se aplicaría a todo el personal de la oficina ejecutiva del presidente.

A algunos miembros del personal les preocupa que una prohibición pueda dar lugar a una serie de consecuencias perturbadoras imprevistas.

Los dispositivos móviles que entrega como dotación la Casa Blanca no pueden enviar mensajes de texto, creando una dificultad para el personal que dice que enviar mensajes de texto es a menudo la forma más fácil para que sus familiares los encuentren en medio de un día ocupado de reuniones. A otros miembros del personal les preocupa que se les pueda acusar de desperdiciar recursos del gobierno si usan teléfonos emitidos por la Casa Blanca para realizar llamadas personales.

La red de computadoras de la Casa Blanca ya impide que los empleados accedan a ciertos sitios web, incluidos Gmail y Google Hangouts, lo que significa que sin dispositivos personales los funcionarios podrían quedar aislados de sus cuentas de correo electrónico personales durante el día de trabajo.

Las personas que se oponen a la idea también señalan que los requisitos de mantenimiento de registros del gobierno significan que los registros de llamadas personales realizadas desde y hacia un teléfono móvil de trabajo se archivarán y finalmente se harán públicos.

Las prioridades de seguridad pueden anular esas preocupaciones. La seguridad de la telefonía móvil ha sido un problema persistente para la Casa Blanca, y en ocasiones algunos altos funcionarios también se han preocupado por el personal que usa sus dispositivos personales para comunicarse con los reporteros.

Agencia:
Fuente: El Financiero

RELACIONADAS