El Vaticano investiga a una organización católica en Perú por sospechas de pederastia

10 Ene 2018
Comparte:Tweet about this on TwitterShare on Facebook

“se han sumado últimamente las graves medidas adoptadas por la autoridad judicial peruana”

Ocho días antes de la visita del papa Francisco a Perú, el Vaticano ha nombrado a un comisario para intervenir el Sodalicio de Vida Cristiana, una sociedad de vida apostólica fundada en Lima, en 1971, por Fernando Figari. La Fiscalía de Perú pidió en diciembre nueve meses de prisión preventiva para Figari por delitos de asociación ilícita para delinquir, secuestro agravado, y lesiones físicas y psicológicas.

Figari dirigió la organización peruana hasta 2010. A partir de ese año empezó a vivir entre Italia y Perú, pero no ha regresado a su país desde 2015. Se instaló definitivamente en una casa de retiro de los sodálites en Roma desde que se incrementaron las denuncias contra él y otros miembros de la jerarquía por abusos sexuales y vejaciones psicológicas. Su caso es similar al del mexicano Marcial Masiel o el chileno Fernando Karadima.

Los otros denunciados por la Fiscalía de Perú son Virgilio Levaggi, Jeffery Daniels, Daniel Murguía, Ricardo Treneman y Óscar Tokumura. Para Figari, Levaggi, Daniels y Murguía las autoridades pidieron la prisión preventiva por el peligro de fuga y obstrucción de la justicia, por encontrarse los investigados fuera del país o no haberse presentado a las citaciones.

En junio de 2017, algunas de las víctimas de los líderes del Sodalicio anunciaron que solicitarían al Papa una audiencia para que escuchara sus relatos. El Pontífice realizará una visita a Perú desde la noche del jueves 18 de enero hasta el domingo 21. Desde 1989, con Juan Pablo II en el Vaticano, ningún Papa ha vuelto a pisar el país.

Un boletín del Vaticano anunció ayer que “la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica ha promulgado el decreto en el que dispone el comisariamento de la sociedad de vida apostólica Sodalitium Christianae Vitae [Sodalicio de Vida Cristiana]” y nombró comisario apostólico de dicha organización a Antonio Londoño, obispo de Jericó (Antioquia, Colombia).

El Papa “ha seguido con preocupación todas las informaciones que, desde hace varios años, han ido llegando a la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica sobre la situación del Sodalicio de Vida Cristiana”, añade el comunicado.

“Notable gravedad”

El Vaticano indica que el Papa “se ha mostrado especialmente atento a la notable gravedad de las informaciones acerca del régimen interno, la formación y la gestión económico-financiera, motivo por el cual ha pedido con insistencia al Dicasterio [órgano de la Curia romana] una particular atención”.

El boletín de la Santa Sede agrega que a dichas informaciones “se han sumado últimamente las graves medidas adoptadas por la autoridad judicial peruana” con respecto a Figari. En diciembre, el Ministerio Público denunció penalmente al exlíder del Sodalicio por asociación ilícita para delinquir, secuestro agravado, lesiones físicas y psicológicas cometidas contra menores de edad y jóvenes desde los años 70 hasta la década del 2000. Además, el Dicasterio para la Vida Consagrada nombró al cardenal estadounidense Joseph Tobin como delegado para las cuestiones económicas del Sodalicio.

En noviembre de 2016, víctimas y familiares de víctimas del Sodalicio presentaron una denuncia, pero en enero de 2017 la 6ª Fiscalía Penal de Lima archivó la investigación, alegando que los delitos habían prescrito.

El mes pasado, la 18ª Fiscalía Penal rectificó esa primera decisión, indicando que no habían prescrito ni la asociación ilícita para delinquir ni las lesiones. El Sodalicio administra dos colegios privados en Lima y una universidad privada en Arequipa.

Agencia:
Fuente: El País

RELACIONADAS