Empresa acusada de monopolio y de entregar alimentos en descomposición suma 51 contratos con AMLO

06 Jun 2019

"No se va a permitir el huachicol en nada, ni en la compra del papel para libros, ni en las medicinas, ni en la compra de alimentos. En nada. Se acaba el huachicol, se termina la corrupción”.

Cambió el sexenio pero el dominio de un consorcio en la obtención de contratos para la elaboración de alimentos en el sector público no.

El Corporativo Kosmos, empresa que ha ganado millones del erario en los tres gobiernos federales anteriores al amparo de múltiples contratos públicos de alimentos, acumula ya en los primeros meses de este sexenio 51 nuevos contratos con la actual administración y los gobiernos de Veracruz y Ciudad de México por casi 875 millones de pesos; más del 75 % de ellos entregados por adjudicación directa, es decir, sin competencia.

Algunas de esas adjudicaciones se han otorgado con argumentos legales genéricos o contradictorios, o que el propio presidente Andrés Manuel López Obrador ha señalado como un “modus operandi” para la corrupción en gobiernos pasados. Los servicios contratados van desde alimentar a reos en penales estatales o a pacientes en hospitales, hasta despensas para deportistas de alto rendimiento. Pero también hay nuevos contratos por cosas que nada tienen que ver con la comida, como adquirir mesas y moños para la Policía Federal.

Esto, pese a que el actual gobierno federal ha criticado los “contratos leoninos” obtenidos por esta empresa en gobiernos pasados –por los que incluso aún se debe dinero–, y que el propio presidente ha condenado el acaparamiento de algunas compañías de los contratos en sectores como el de alimentos y medicinas.

Pero el tema va más allá del dinero. El reportaje El cártel de la comida evidenció que esta empresa ha sido denunciada en varias ocasiones, tanto por monopolizar los contratos de su sector con presuntas licitaciones a modo, como por la mala calidad en sus alimentos, situación que incluso derivó en un amotinamiento en el penal de Islas Marías.

Animal Político publicó que más de 5 mil reos se enfermaron por mala calidad de alimentos en penales abastecidos por Kosmos, lo que ha derivado en 34 sanciones para el corporativo. Además, la empresa también ha sido denunciada públicamente por enviar despensas con productos de dudosa calidad y bajos nutrientes a Venezuela.

“No se renovarán contratos con empresas de mala reputación… ni en este caso de la venta de alimentos ni en otros”, dijo el presidente López Obrador el pasado 20 de marzo al ser cuestionado sobre los contratos de Kosmos.

La realidad, sin embargo, es distinta.

nformación recabada a través de Compranet y solicitudes de información muestra que el Corporativo Kosmos ha obtenido con el actual gobierno federal 45 contratosdesde diciembre pasado, cuando inició el gobierno de López Obrador.

El monto de dichos contratos asciende a 436 millones 547 mil 228 pesos. Se trata de nuevas contrataciones, responsabilidad de la actual administración, con independencia de contratos que previamente estaban vigentes y continúan pagándose.

Además, dos gobiernos estatales, emanados del mismo partido del presidente, comenzaron a entregarle recursos a este corporativo desde diciembre: el de Ciudad de México, con 4 contratos por 206 millones 223 mil 508 pesos, y el de Veracruz, con 2 contratos por 231 millones 514 mil pesos.

¿Cómo ha obtenido dichos contratos el corporativo? 39 de ellos han sido vía adjudicación directa, mientras que uno de ellos por la vía de la invitación restringida. Se trata de casi el 80 % de los contratos ganados en el nuevo sexenio sin competencia; los 11 restantes han sido por licitación pública.

Esta proporción es totalmente inversa a la que marca la Constitución y las distintas leyes de adquisiciones, en donde se establece que la licitación pública debería ser la regla general y los otros mecanismos las excepciones.

En la mayoría de los casos el objeto de los contratos han sido para la entrega de alimentos preparados o insumos alimenticios, pero también hay algunos sobre conceptos totalmente distintos como entrega de carpas o sillas, o servicios de hospedaje y traslados.

Los cinco contratos de mayor monto son:

-Uno por 190 millones de pesos entregado vía adjudicación directa por el gobierno de Veracruz para alimentos en sus penales.

-Otro por 189 millones vía licitación del gobierno de Ciudad de México para comedores comunitarios.

-Uno de 135 millones 700 mil pesos vía adjudicación directa de Policía Federal para servicios de hospedaje y alimentos.

-Le sigue un contrato de casi 46 millones de pesos de la FGR para alimentos en sus distintas áreas vía licitación pública.

-Y otro de la Secretaría de Salud de Veracruz por 41 millones 54 mil pesos, también entregado en adjudicación directa.

Una revisión hecha por Animal Político utilizando la herramienta Contratobook, un buscador de contratos federales registrados en la plataforma Compranet, muestra la notable desigualdad en el número de contratos y montos obtenido por Kosmos frente a varias de las compañías con las que ha competido directamente en alguna licitación pública o restringida.

Por ejemplo. Las tres empresas del corporativo Kosmos acumulaban a diciembre de 2018 un total de 670 contratos por más de 9 mil 880 millones de pesos, de acuerdo con el resultado arrojado por Contratobook. Ello sin tomar en cuenta la mayor parte de contratos estatales y varios federales obtenidos por el corporativo (como los de alimentos en penales federales) que no aparecen en Compranet.

Aún con ello su competidor más cercano, una empresa denominada Abasto y Distribuciones Institucionales, presenta 517 contratos (cifra no tan lejana a Kosmos) pero por un monto mucho menor: 2 mil 446 millones de pesos, casi la quinta parte. Y varios de ellos obtenidos en colaboración con Kosmos.

De acuerdo con el reportaje publicado por Quinto Elemento Lab, la empresa La Cosmopolitana y sus aliadas multiplicaron sus ganancias en los últimos 18 años al amparo de los contratos públicos que les concedieron cada vez en mayor medida y monto los gobiernos de los expresidentes Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

La compañía pasó de tener negocios por seis millones de pesos en 2002, a contratos por más de 5 mil millones en 2018. En total casi 30 mil millones de pesos en ganancias en ese periodo de tiempo, mucho más que cualquiera de sus competidores en el ramo.

A principios de 2019, Animal Político publicó que la compañía fue sancionada en 34 ocasiones por el gobierno, tras servir alimentos que enfermaron a 5 mil 271 internos en centros penales federales.

Incluso, el corporativo Kosmos fue señalado en un reportaje conjunto del portal venezolano Armando.info y del periódico Excelsior de ser una de las empresas involucradas en una trama de corrupción para vender despensas a bajo precio a Venezuela, en donde se habían incluido alimentos de mala calidad como, por ejemplo, leche en polvo con bajos nutrientes.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha sido cuestionado al respecto; el 20 de marzo prometió que no se renovarían los contratos. Dijo que ya no se permitiría la “corrupción generalizada” ni en los contratos de alimentos ni de medicinas. El 24 de mayo insistió diciendo que: «No se va a permitir el huachicol en nada, ni en la compra del papel para libros, ni en las medicinas, ni en la compra de alimentos. En nada. Se acaba el huachicol, se termina la corrupción”.

A pesar de estas promesas, los gobiernos de la llamada Cuarta Transformación continúan con la misma práctica de sus antecesores en el sector de los alimentos: favoreciendo al mismo grupo de empresas con contratos otorgados, en su mayoría, sin competencia.

 

Agencia:
Fuente: Animal Político

RELACIONADAS