Eugenio y cuñado robaron robaron a Tamaulipas $300 millones: EU

18 Oct 2017

SOLICITUD DE EXTRADICIÓN ABUNDA EN DETALLES, SOBRE LOS DELITOS QUE ACUSAN AL DÚO EN LA UNIÓN AMERICANA

Al menos 300 millones de pesos de dinero público robaron al Gobierno de Tamaulipas Eugenio Javier Hernández Flores, siendo gobernador; auxiliado de su cuñado, Óscar Manuel Gómez Guerra.

La recién librada orden de detención con fines de extradición por un Juez Federal, refiere como motivos de la solicitud de extradición, según la representación social (PGR), lo siguiente:

“Entre el año 2005 y mayo de 2015, Eugenio Javier Hernández Flores y Óscar Manuel Gómez Guerra (cuñado de Eugenio) diseñaron y ejecutaron varias maquinaciones con el fin de robar dinero al gobierno del Estado de Tamaulipas, lo anterior realizando contratos falsos”.

La investigación reveló que Hernández Flores y Gómez Guerra -casado con su hermana Elsa- usaron los contratos falsos para robar dinero al gobierno mediante la utilización de un banco de alimentos ficticio, un contrato sobre tecnología ficticio y a través de otros elementos legales.

“En total, con las citadas maquinaciones lograron robar alrededor de 300 millones de pesos al Gobierno de Tamaulipas”, refirió el Juez Federal.

El ex gobernador usó a su cuñado Óscar Gómez para que le ayudara a montar empresas que al final recibieron los contratos falsos.

“Óscar Manuel Gómez Guerra fue quien hizo que otras personas le ayudaran a montar diversas empresas mexicanas de las conocidas como fantasma y así aperturar cuentas bancarias legítimas en bancos estadounidenses”.

“Las cuentas aperturadas estaban vinculadas a dichas empresas fantasma y tenían como finalidad recibir los fondos públicos robados”.

Una vez que las cuentas de los Bancos estadounidenses se aperturaron y el dinero se envió a las cuentas de las empresas fantasma, los coconspiradores recibieron sus pagos en cuentas bancarias particulares.

“Óscar Manuel Gómez Guerra tomó su parte y los fondos restantes fueron depositados en una cuenta nominada a nombre de un coconspirador, de la cual la investigación reveló estaba para el beneficio de Eugenio Javier Hernández Flores”.

Frente a las autoridades de Procuración de Justicia de Estados Unidos, Óscar Manuel Gómez Guerra fue identificado por los coconspiradores, como la persona que manejó todos los negocios de las empresas del ex gobernador.

“Mientras él (Eugenio) fungía como Gobernador de Tamaulipas… y transfería (Óscar Gómez) los fondos públicos malversados para Eugenio Hernández Flores, de acuerdo con sus indicaciones”.

Los coconspiradores declararon también que Óscar Manuel Gómez Guerra, cuñado de Eugenio Hernández Flores, estuvo involucrado también “en la inflación de contratos legítimos a fin de que Eugenio Hernández y él mismo resultaran beneficiados de esos proyectos.

“Esa actividad incluía cobros de más, por cantidades importantes y valores inflados para licitar contratos gubernamentales. La información de las cuentas bancarias, obtenida de forma legal, y las declaraciones de los coconspiradores revelaron que los contratistas que estaban licitando los contratos del gobierno pagaron sobornos importantes a Eugenio Javier Hernández Flores y Óscar Manuel Gómez Guerra, que garantizaban que ellos fueran seleccionados para realizar el trabajo de dichos proyectos estatales”.

Esos sobornos se reflejaron en los fondos sobre pagados de los contratistas que restaban después de que se contabilizaron los contratos.

“La investigación reveló que estos sobornos eran pagados a los familiares de Eugenio Javier Hernández Flores, en los Estados Unidos de América y México”.

Asimismo, dice la referencia judicial, la investigación identificó una compra significativa de activos con los fondos robados del Estado de Tamaulipas por Eugenio Javier Hernández Flores y Óscar Manuel Gómez Guerra.

Óscar Manuel Gómez Guerra residía hasta el 6 de octubre en Ciudad Victoria, pero ahora se sabe que huyó a Chiapas.

Agencia:
Fuente:

RELACIONADAS