La asesinaron sin piedad

05 Abr 2018

La joven de 20 años de edad fue ahorcada, luego con un cuchillo le extrajeron a su bebé que tenía ocho meses de gestación; el crimen que consternó a la población

Jessica Gabriela la encontraron debajo de una cama, en estado de descomposición dentro de una bolsa negra.

HABÍAN PASADO CUATRO DÍAS DESDE QUE EL 27 DE MARZO, LLEGÓ A ESE DOMICILIO POCO DESPUÉS DE LAS 10 DE LA MAÑANA BUSCANDO ROPA PARA SU BEBÉ, QUE TENÍA OCHO MESES DE GESTACIÓN.

No lo sabía, pero el destino la convertiría en la víctima de uno de los crímenes más impactantes que se recuerden en el sur de Tamaulipas. Los presuntos asesinos están detenidos, pero todavía hay cabos sueltos que no dejan conformes a sus familiares, porque con cada detalle, la historia se vuelve más cruel, despiadada.

Cintia Fátima “N”, quien a través de Facebook ofrecía las prendas infantiles, estranguló a Jessica y con un cuchillo le extrajo a la bebé, que no sobrevivió.

Acompañada por su esposo, llegó al área de Urgencias del Hospital Civil Carlos Canseco, de Tampico, asegurando que había tenido un aborto.

Llevaba varios meses fingiendo un embarazo que presumía incluso en sus redes sociales.

Los médicos pronto se dieron cuenta de que el bebé no era suyo, lo que despertó la sospecha de las autoridades: el 31 de marzo —cuatro días después del episodio en el hospital— consiguieron una orden de cateo para allanar el número 805 de la calle Venustiano Carranza, en la colonia Nuevo Progreso, del norte de Tampico, donde residían Cintia Fátima “N” y su esposo Omar Enrique “N”.

Ahí, debajo de la cama, estaba la bolsa de basura con el cuerpo de la víctima. Cuando la mataron tenía 20 años y esperaba a su primer hija.

Los investigadores cercanos al caso no pasan por alto la frialdad con que se cometió el homicidio, por el cual Cintia y Omar ya están detenidos y vinculados a proceso.

NO SÓLO LA ASESINARON Y LE PRACTICARON UNA ATROZ CESÁREA CON UN CUCHILLO DE COCINA, SINO QUE DESPUÉS PASARON AL MENOS TRES NOCHES CON EL CADÁVER EN EL DOMICILIO. “EL OLOR ERA INSOPORTABLE”, RELATAN FUENTES CERCANAS A LA INDAGATORIA.

Durante el tiempo que pasó entre el crimen y su detención, Cintia mantuvo la farsa: el 29 de marzo publicó en su muro de Facebook un par de imágenes despidiendo a “su hija”.

 

“En el cielo hay alegría porque llegó un ángel más. Pero yo te extraño porque dejaste un gran vacío en mi vida” y “Jamás imaginé estar tan cerca de un ángel hasta que vi a mi bebé nacer en el cielo”.

Ambas publicaciones recibieron mensajes de apoyo de sus contactos.

Por ejemplo: “No tengo palabras amiga, solo se que Dios es muy grande y que te dará las fuerzas para salir adelante te quiero mucho amiga”.

Pero incluso en su red social, el relato estaba lleno de inconsistencias que nadie pareció notar.

El 20 de enero publicó una fotografía de su vientre donde aseguraba que era cuestión de días u horas para que diera a luz. Y pasaron más de dos meses para que anunciara el supuesto desenlace fatal.

Según la investigación que lleva a cabo la Procuraduría General de Justicia, los estudios médicos que se le practicaron no demuestran que haya estado encinta durante los últimos meses, ni hay registro de seguimiento alguno a su embarazo en el sistema de salud pública del estado.

El martes 3 de abril fue exhumado del cementerio el cuerpo de la pequeña para ser llevado a la morgue judicial y practicarle los exámenes de ADN correspondientes.

A pesar de que los médicos determinaron que la bebé no era hija de Cintia “N”, el cadáver le fue entregado; hicieron los trámites necesarios para sepultarlo en el Cementerio de Tancol, no muy lejos del domicilio de los presuntos asesinos.

A los familiares de la víctima les parece incomprensible. Tampoco admiten que la pareja sea la única involucrada en el caso; insisten en que por lo menos otra mujer fue cómplice y que en los hechos debió haber participado alguien con ciertos conocimientos médicos.

LA INDAGATORIA AVANZA PERO EN TORNO AL CASO TODAVÍA HAY UN MAR DE DUDAS: ¿DESDE CUÁNDO ESTABA PLANEADO EL CRIMEN?, ¿CÓMO SELECCIONARON A SU VÍCTIMA?.

También trabajan para esclarecer la participación del esposo, quien contrató a un abogado particular que encabezará su defensa, mientras que Cintia será representada por el abogado de oficio.

Por lo pronto, ambos han sido vinculados a proceso por el homicidio de la bebé y de ser hallados culpables podrían pasar el resto de su vida en la cárcel. El Ministerio Público considera que hay suficientes pruebas para que así sea.

Más de una semana ha pasado desde el crimen. Hoy la familia de la víctima está concentrada en dos cosas: presionar a la autoridad para que lleguen hasta los últimas consecuencias en la investigación, y reunir otra vez a Gaby —como todavía la llaman— con su hija.

Sepultarlas juntas y recién entonces, comenzar el duelo.

¡QUEREMOS JUSTICIA!: CLAMOR EN  LAS CALLES

Integrantes de asociaciones civiles, activistas independientes y familiares de Jessica Gabriela Hernández García realizaron una marcha y posterior protesta en las instalaciones de la PGJ en la zona sur a fin de exigir justicia para ella y su bebé.

Al mismo tiempo, lanzaron fuertes críticas en contra de las autoridades competentes por la manera en que han manejado el caso, mismo que ha conmocionado a los habitantes de esta parte de Tamaulipas.

Decenas de inconformes, la mayoría de ellos mujeres, vistieron de blanco, llevando en sus manos globos del mismo color.

Minutos antes de las 18:00 horas del miércoles, comenzaron a reunirse cerca de la dependencia estatal para organizarse en torno a la manifestación que efectuarían momentos después.

Antes de iniciar, Haydeé Contreras, presidenta de la Asociación de Mujeres por Acciones Nuevas, precisó que desde el primer momento el personal de la Procuraduría no ha sabido actuar en ese delicado asunto.

“Hubo negligencias desde el primer momento, en todo, desde la búsqueda, la falta de pruebas que no han presentado, no sé qué hacen la verdad, pero ya es preocupante, ya son muchas las desaparecidas”, destacó.

EL DE JESSICA GABRIELA FUE LA GOTA QUE DERRAMÓ EL VASO DE AGUA, ASEGURÓ.

Por su parte, Dulce Vallejo, directora de la organización civil “Justcia Tamaulipas”, señaló que la principal demanda es que las autoridades den celeridad al caso ya que tras las indagatorias correspondientes todavía no se entregan los cuerpos de la madre ni del bebé, agregando que el proceso es lento y con deficiencias.

Familiares de Jessica dijeron estar molestos con el actuar de la Procuraduría al momento de entregar el cuerpo del bebé a los familiares de la presunta responsable, Cintia Fátima ‘N’.

Los manifestantes caminaron desde la avenida Hidalgo por la calle Carlos González Salas exigiendo justicia y a coro demandaron “Ni una más”, “Todos Somos Jessica”, entre otras consignas.

Varios de los participantes acudieron a las instalaciones para hablar con el delegado de la Procuraduría, Juan José Espino Ascanio, con la intención de pedirle que dejara su oficina para que atendiera a todos en la explanada de la dependencia.

Sin embargo, fueron informados que no se encontraba ya que estaba de vacaciones, lo cual indignó a los ahí presentes.

Durante más de hora y media esperaron que alguien los atendiera de manera personal pero ante la demora acordaron ingresar hasta las oficinas.

Pero finalmente, coincidieron en que no seguirían el juego de las autoridades por lo que decidieron retirarse a las 20:00 horas.

Dieron a conocer que el próximo viernes efectuarán una nueva protesta en la Plaza de Armas, frente a la presidencia municipal de Tampico, en punto de las 10 de la mañana.

Agencia:
Fuente: Expreso

RELACIONADAS