Ideas verdes y recicl-Arte

19 Jul 2021

Sara Ayala

Lauren Singer y su vida sin basura. 

¿Se imaginan estar dos años sin generar ni siquiera un papel de desecho? ¡Increíble verdad! Pues es posible y nos invita a que tengamos una vida con menos basura.

Esta chica newyorkina tiene un blog y ahora una revista ecológica semanal que habla más o menos de esto: “Mi nombre es Lauren. Tengo 23 años, vivo en la ciudad de NY y no produzco basura”.

La inspiración de la Señorita Singer comenzó hace un poco más de tres años, cuando estaba cursaba Estudios Ambientales en la Universidad de Nueva York.

Ella protestaba apasionadamente sobre las grandes petroleras y quería hacer lo que pudiera para ayudar a generar un impacto positivo en el medio ambiente.

Con conocimientos básicos de química, bioquímica y orgánica que requiere un poco de disciplina y un cambio de hábitos. “Primero, dejé de comprar productos envasados y comencé a llevar mis propias bolsas y jarros para llenarlas con productos a granel en el supermercado.

Dejé de comprar ropa nueva y comencé a comprar sólo cosas de segunda mano. Continué haciendo mi propio cuidado personal y aprendí a preparar mis productos de limpieza y belleza.

Reduje significativamente mis posesiones al vender, donar o regalar las cosas superfluas de mi vida tales como todas menos una de mis seis idénticas espátulas, 10 pares de jeans que no había usado desde la secundaria y un trillón de artículos decorativos que no tenían ningún significado para mí en lo absoluto.

Lo que es más importante, comencé a planear potenciales situaciones que podrían generar desperdicios.

Comencé a decir “NO” a cosas como bombillas en mis cocktails en bares, a bolsas de plástico o papel en tiendas y a recibos.

Por supuesto, esta transición no sucedió repentinamente un día. Este proceso tomó más de un año y requirió mucho esfuerzo”.

Las tres cosas más importantes es que Lauren dice que desde que decidió vivir son generar basura 1) ahorra dinero, 2) se alimenta sanamente y 3) es más feliz.

Sé que a veces el solo hecho de pensar en no comprar ropa o crear nuestra propia pasta de dientes puede parecer algo asombroso, sin embargo con empezar en llevar nuestra bolsa ecológica al súper o reutilizar los “mason jars” haríamos algo maravilloso por nuestro planeta.

RELACIONADAS

Columnas Anteriores >>