Llega a Tampico Paquito, jugador de Rayados de Altamira

20 Dic 2017

“Mi hijo tiene una pequeña fisura en una costilla y moretones y dolor en una pierna, fue de los pocos niños que salieron bien, aunque se encuentra afectado psicológicamente por ver a sus compañeritos llenos de sangre, a su entrenador Sergio tirado, fue algo muy impresionante”

Familiares y amigos se congregaron anoche en el aeropuerto internacional de Tampico “General Francisco Javier Mina”, para darle la bienvenida a Francisco Javier Sánchez Vázquez conocido como “Paquito”, quien arribó procedente de Guadalajara, al salir prácticamente ileso del lamentable accidente que sufrieron los integrantes de la escuela de fútbol “Rayados de Altamira”.

Como ya es del dominio público, la unidad en la que viajaba el grupo fue embestida por un tren en la comunidad de El Salto, Jalisco, a donde llenos de ilusiones viajaron para participar en un torneo, sin imaginarse lo que les deparaba el destino al vivir el percance en el que se perdieron tres vidas, entre ellas la de su compañero de equipo Abraham Camacho Rubio de apenas 16 años.

Con apenas 13 años de edad, el jovencito que juega la posición de portero formaba parte del grupo de atletas que fue invitado a disputar un torneo, y viajaba encargado a la madre de otro compañero debido a que sus padres Francisco Javier Sánchez López y Lizzeth Vázquez Badillo no pudieron acompañarlo por motivos laborales

El mismo sábado a las 11 de la noche luego de ser enterada de la lamentable noticia, a sabiendas de que su hijo había sido dado de alta al no sufrir lesiones mayores, la señora Lizzeth Vázquez Badillo abordó un autobús que la conduciría a San Luís Potosí, en donde transbordó para tomar otra unidad que la llevará hasta Guadalajara a reunirse con su pequeño.

Pasadas las 11 de la noche, el jovencito finalmente regresó a Tampico acompañado de su señora madre luego de la terrible odisea vivida, encontrándose en la terminal aérea con familiares y amigos que portando cartulinas, imágenes en forma de balón y hasta una lona con su figura, en las que le expresaban su cariño, le brindaron un cálido regreso a casa.

El menor se fundió en un abrazo con su padre Francisco Javier, quien dijo estar muy agradecido con Dios por permitirle recibir a su hijo con vida y sano físicamente, “es una bendición muy grande, se que hay que trabajar con él sobre la marcha para que supere este trago amargo que vivió”, señaló.

“Estoy muy agradecido con mi familia y con toda la gente que nos apoyó e hizo oración por mi hijo y sus compañeros”, añadió al resaltar que Paquito a sus 13 años nunca había vivido algo así y se encuentra muy impresionado, pues no deja de hablar del accidente y de comentar lo que vivió.

1

HERIDOS EVOLUCIONAN FAVORABLEMENTE

Por su parte, la señora Lizzeth Vázquez explicó que al llegar a Guadalajara, ella se concentró en la clínica del IMSS de pediatría, donde aun permanece internado el menor Julio César, a quien este miércoles le harán una operación en su piernita, y se encuentra acompañado por sus padres y su hermano, quienes viajaban con él en el autobús, en tanto Marvic ya fue dada de alta, aunque hasta la tarde del martes permanecía en el hospital por que le iban a retirar unos puntos.

“Mi hijo tiene una pequeña fisura en una costilla y moretones y dolor en una pierna, fue de los pocos niños que salieron bien, aunque se encuentra afectado psicológicamente por ver a sus compañeritos llenos de sangre, a su entrenador Sergio tirado, fue algo muy impresionante”, finalizó diciendo.

Agencia:
Fuente: El Sol de Tampico

RELACIONADAS