Poker de Ases

19 Jul 2021

Sergio Lara

Los candados de la sucesión priista 

 

Se cerraron las filas en el aparato gubernamental, se eligieron a diputados que respaldarán a toda costa el proyecto de reformas y gobierno del presidente, ahora toca cerrar filas al interior del PRI Nacional, desde el punto político, ya que tanto funcionarios públicos emanados del Revolucionario Institucional como representantes del partido deberán trabajar sin descanso los últimos 3 años que le quedan al Ejecutivo Federal, rumbo a la sucesión presidencial.

Son los mismos líderes y ex dirigentes del priísmo nacional, como Adolfo Lugo Verduzco, Cesar Augusto Santiago y Humberto Roque Villanueva, entre otros, que han levantado la voz sugiriendo una serie de candados para la sucesión del líder del PRI Nacional, el nuevo dirigente, todos concuerdan, debe tener las siguientes características:

No aspirar a la candidatura en 2018: Toda vez que Roberto Madrazo dejó bien aleccionado al partido tras aquella severa crisis que vivió el PRI en 2006. El dirigente del priísmo nacional no puede ir en busca de un proyecto personal, las consecuencias tienen nombre y apellido: Felipe Calderón Hinojosa.

Procurar la unidad interna del partido: Esta comprobado que cuando el PRI se une, no hay quien lo detenga, sin embargo, cuando se divide por pleitos internos es notoria su debilidad en las urnas. Ya no es solo la unidad solo hacia el interior, sus aliados, como el PVEM y PANAL cada día tienen más presencia y por ende exigen más espacios.

Defender al presidente de la República y sus reformas: Ninguna distancia es sana, el gobierno zedillista es claro ejemplo, menos ahora que las reformas viven una crisis de credibilidad, el nuevo dirigente debe sumar, no solo militantes, también opiniones y respuestas.

Rechazar los “dedazos”: El nuevo dirigente deberá buscar la democracia al interior del Revolucionario. El PRI ya no esta para compadres, amigos y vecinos; la imposición ha rendido mas resultados negativos que positivos.

Analizar el fenómeno Bronco: Don Jaime les dejó en claro que las siglas del PRI también pueden ser sinónimo de derrota, “el Bronco” es un fenómeno que no necesita mayor explicación pero si un profundo análisis, su aventura descolorida ha llevado a ponis, mulas y burros del partido a volverse fieras indomables sin color.

Tener cercanía y respuesta con los ciudadanos: Clave para sumar. El nuevo dirigente debe ser un líder ciudadano, capaz de salir a las calles del país a aceptar la crítica, los errores y el clamor social, ya no se necesita un hombre de traje con cortaba y zapatos negros; se necesita a alguien que sepa usar el overol para trabajar y no solo para la fotografía.

Excelente lunes! Escríbeme: adriánla93@gmail.com

Twitter: @SergioLa93

Facebook: Sergio Lara