María del Carmen Ortiz, esposa del candidato de Morena asesinado en Guanajuato toma su lugar en la contienda

22 May 2018

“Ha sido un proceso muy complicado para María del Carmen tomar esta decisión”

María del Carmen Ortiz Terrazas, esposa del candidato asesinado el pasado 11 de mayo en Apaseo El Alto, Guanajuato, será la suplente de Morena para contender por la alcaldía de esa localidad.

El pasado 18 de mayo, durante un mitin en Celaya, el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, ‘destapó’ a la viuda de José Remedios Aguirre como su suplente, pero ésta rechazó antes medios locales que fuera a ocupar el lugar de su pareja. Sin embargo, tres días después, Ortiz Terrazas aceptó finalmente el encargo.

“Ha sido un proceso muy complicado para María del Carmen tomar esta decisión”, explicó en entrevista Ernesto Prieto, dirigente estatal de Morena en Guanajuato.

“Ella no ha tenido tiempo para cumplir con su duelo por el asesinato de Remedios. Pero a su vez, trae esa inquietud y ese compromiso moral con su marido de tomar la estafeta y continuar con la lucha por Apaseo El Alto. Por eso finalmente decidió aceptar la candidatura”, subrayó Prieto, quien admitió que ahora una de las principales preocupaciones del partido es “garantizar la seguridad y la integridad” de la suplente.

María del Carmen Ortiz se presentará como candidata este martes en una rueda de prensa en el municipio Celaya. En la tarde, Morena procederá con la solicitud de registro ante el Instituto Electoral de Guanajuato, el cual deberá convocar a una sesión extraordinaria para determinar si es procedente.

José Remedios Aguirre, de 34 años, extitular de seguridad pública de Apaseo El Alto entre 2013 y 2015, e integrante de la Unión Nacional de Trabajadores Agropecuarios (UNTA) de Guanajuato,  fue asesinado la mañana del viernes 11 de mayo cuando hacía campaña en busca del voto en un parque ecológico de Apaseo El Alto, una pequeña localidad ubicada en el llamado Triángulo Dorado de los huachicoleros, entre Celaya, Salamanca e Irapuato.

Hasta el momento, lo que se sabe es que un individuo se le acercó por la espalda y disparó contra él, hiriendo además a otras dos personas. Luego huyó en un vehículo descapotable de color blanco, y con placas de Estados Unidos.

La versión de la fiscalía y la respuesta de Morena

El pasado 17 de mayo, el procurador de justicia de Guanajuato, Carlos Zamarripa, afirmó que José Remedios Aguirre tenía vínculos con el crimen organizado, tras intervenir su teléfono celular.

Zamarripa señaló que la Procuraduría estatal solicitó una orden judicial para abrir el registro de llamadas entrantes y salientes del candidato, así como sus mensajes y contactos.

“Nos ha dado información basta que sin duda viene a corroborar un hecho lamentable, como es el que él (José Remedios Aguirre) esté involucrado con grupos del crimen dado los vínculos telefónicos que se tienen en este aparato”, relató el funcionario, quien se limitó a decir que el grupo con el que presuntamente había una relación se dedica al robo de combustibles, o huachicoleo, como se le conoce a esta práctica delictiva.

La versión de la fiscalía fue rechazada por Morena. El vicecoordinador de la segunda circunscripción de Morena en Guanajuato, Alejandro Rojas, respondió que la Procuraduría está funcionando como “instrumento político” para golpear al partido y criminalizar a Remedios Aguirre.

En otra entrevista para un perfil de José Remedios, publicado el 14 de mayo, la presidenta del CEN de Morena a nivel nacional, Yeidckol Polenvsky, aseguró que el candidato asesinado les escribió un correo electrónico en el mes de febrero diciendo que estaba recibiendo “fuertes presiones” para que no fuera candidato a la alcaldía. Aunque, matizó Polenvsky, no se trataba de amenazas de muerte.

La guerra sucia

Ernesto Prieto, dirigente estatal de Morena, culpó a la “guerra sucia” en contra de José Remedios, como el detonante del homicidio.

José Remedios fue titular de seguridad pública de Apaseo El Alto hasta 2015, año en que salió del ayuntamiento y de Movimiento Ciudadano, para unirse a Morena. A partir de ese entonces, señaló Ernesto Prieto, el exalcalde de la localidad, Jaime Hernández Centeno, “hizo todo lo posible para sabotear su campaña”.

Prieto relató que a diario cadenas de WhatsApp recorrían los celulares de Apaseo El Alto con “mensajes difamatorios” que involucraban a José Remedios con el crimen organizado y a los huachicoleros.

“La guerra sucia fue la que desencadenó esta situación. Que sus adversarios lo vincularan a grupos criminales provocó que esa información llegara a algún mafioso, y éste pudo pensar que Remedios era un peligro y que lo mejor era deshacerse de él”, insistió Prieto.

Por su parte, Jaime Hernández Centeno, quien actualmente va por Movimiento Ciudadano para una diputación local, negó cualquier responsabilidad en el suceso.

“Los señalamientos de Morena son infundados y viscerales”, recalcó en entrevista.

 

Agencia:
Fuente: Animal Político

RELACIONADAS