MILLENNIAL, ¿Cómo lograr una pensión digna?

03 Sep 2017
Comparte:Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Más del 25 por ciento de la población en México tiene entre 15 y 30 años. Entre ellos están muchos de los jóvenes conocidos como ‘millennials’, quienes enfrentan un gran reto para su futuro: ahorrar para tener una pensión digna cuando se retiren.

 Para ello, tienes opciones: Administradoras de Fondos de Ahorro para el Retiro (Afore), fondos de inversión o planes propios de ahorro, por mencionar algunas. 

Antes de elegir una opción, piensa cuáles son los pros y contras y busca la forma que se adapte más a tu estilo de vida y salario.

Las Afore ofrecen a los trabajadores que están dados de alta en Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) o al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado (ISSSTE) ir ahorrando para que, en el momento de su retiro laboral, tengan una pensión con la cual mantenerse.

Al final de nuestra vida laboral, lo ideal es contar con un ingreso al menos entre el 60 y 70 por ciento de lo que percibíamos cuando trabajábamos.

En una encuesta realizada por la Comisión Nacional del Ahorro para el Retiro (Consar), el 57 por ciento de los jóvenes considera que las Afore son una prestación importante.

Esto contrasta con los datos del estudio ‘Cultura financiera de los jóvenes en México’, realizado por la Consar y Banamex en 2014, en el cual resultó que el 61 por ciento de los jóvenes no ha pensado en destinar dinero para cuando dejen de laborar.

Imagina que ya tuvieras más de 60 años y te retiraras de tu trabajo, ¿qué harías si en lugar de ganar, por ejemplo, 18 mil pesos al mes, ahora tu ingreso mensual fuera de 4 mil pesos? ¿Verdad que estaría complicado?

Para que eso no te pase, la Consar recomienda empezar a ahorrar desde los primeros años de vida laboral y de manera constante.

Si bien en los empleos formales el patrón destina una parte de tu salario a la Afore y ésta en un escenario ideal genera rendimiento, también puedes incrementar tu ahorro aportando voluntariamente.

Una de las tácticas más sencillas y utilizadas es destinar 10 pesos diarios a nuestros ahorros (ya sabes, el comercial ‘con diez pesiiiitoooos’).

Por ejemplo, una persona con ingresos actuales de tres salarios mínimos puede dar 10 pesos diarios a lo largo de 40 años y aumentaría su tasa de reemplazo del 46 al 70 por ciento (la tasa de reemplazo es el porcentaje del último salario que te llevarás en tu pensión).

Si no tienes Afore y te interesa ahorrar de esta forma, hay tres claves para elegir cuál es la que más se adapta a tus necesidades: rendimientos (lo que ganarás con la Afore), comisiones (cuánto te cobrará) y los servicios que te ofrece (asesoría financiera).

En el sistema actual, los trabajadores más jóvenes tienen rendimientos mayores, aunque también corren un riesgo más elevado de pérdidas, ya que a las Afore que tienen cuentas de los ‘millennials’ se les permite arriesgar más su ahorro, por ejemplo, en renta variable, es decir las acciones.

En el caso de las comisiones, estas son variables dependiendo la Afore.

La Consar tiene comparativos que actualiza constantemente que puedes consultar para ver cuál cobra menos.

Y las asesorías también son variables dependiendo la empresa.

Toma en cuenta que este es un plus fundamental para que tomes mejores decisiones.
¿Y si no quiero una Afore?

Hay millennials preocupados por su retiro pero no toman como opción la Afore; prefieren los fondos de inversión o seguir un plan propio de ahorro, aunque no sea necesariamente metiendo ‘de a pesito’ en una alcancía.

La doctora Berenice Ramírez, investigadora del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, explicó que lo más importante es que los jóvenes tengan una perspectiva de previsión y que comiencen a ahorrar lo más pronto posible.

“Hay algunos modelos que han funcionado. Por ejemplo, para los que tienen entre 18 y 19 años, algunos destinan el 3 por ciento de su salario y lo van aumentando a la par que su salario crece. El pico de los más altos salarios está entre los 45 y 50 años… Sin embargo, lo recomendable es un modelo que vaya de ahorrar 3 a 5 por ciento hasta el 12 (por ciento)”, dijo.

Ramírez detalló que lo mejor es que todos aporten adicionalmente a sus ahorros para tener una mejor retiro y que esto se puede hacer con cuentas que no cobren grandes comisiones y que reditúan de mayor forma.

La investigadora dice que los millennials sí están preocupados por tener un empleo, un sueldo y ahorrar lo más posible para su pensión.
Sin embargo, se enfrentan con una gran dificultad: el nivel salarial.

“El principal problema es el nivel salarial de los mexicanos. Tenemos 35 años de caída del salario mínimo de manera vertiginosa; se ha perdido el 70 por ciento de poder adquisitivo”, dijo Ramírez.

Al ser cuestionada sobre si los jóvenes deben elegir una Afore, afirmó que se debe crear más una cultura de previsión que contratar una Afore.

“Con una Afore, por mucho que ahorren, si se mantienen las condiciones como se administran ahorita los recursos, al final se eliminarán 23 por ciento de sus ahorros en comisiones. Lo que se debe hacer es una revisión a profundidad de cómo funciona el sistema de ahorro para el retiro”, aseguró.

Otra opción que tienen es meter su dinero a un fondo de inversión, el cual tiene sus ventajas y sus desventajas.

A favor está que son planes más personalizados al perfil, salario y necesidades de los ahorradores. Tú vas al banco de tu preferencia y te elaboran un plan de inversión al plazo y con las condiciones que más prefieras.

También está que los rendimientos pueden (ojo, pueden) ser más altos. El portafolio que elijas con el banco será diversificado y buena parte de este se puede invertir en acciones, en commodities (petróleo, oro), los cuales pueden dar más rendimientos que, por ejemplo, bonos gubernamentales, que tienen rendimientos fijos.

Además, algunos fondos te permiten disponer de los recursos en el momento que los requieres, o bien después de cierto tiempo, sin penalizaciones.

En contra está que puedes tener peores rendimientos, e incluso pérdidas, por el mismo motivo ya mencionado de tener más libertad para invertir el dinero.

También considera que al tener libertad de sacar el dinero puedes caer en la ‘tentación’ de sacarlo a cada rato y al final quedarte con un ahorro muy bajo.

Otro problema al cual te puedes enfrentar es que las comisiones de algunos de los fondos de inversión de mayor rendimiento son elevados, o al menos más altos de los que puedes encontrar en las propias Afore.

Y tú, ¿qué eliges para ahorrar y tener recursos cuando seas un adulto mayor?

Agencia:
Fuente:

RELACIONADAS