No me den por muerto: AMLO

09 Feb 2015

El inusual calor de un día de invierno favoreció la visita a Juárez de Andrés Manuel López Obrador.

Desde su llegada al aeropuerto sin séquito que lo acompañara, salió a la sala de espera para saludar al comité de recepción que lo esperaba, encabezado por el dirigente local Magdaleno Silva López y Juan Carlos Loera de la Rosa.

Rápido se subió a una camioneta que lo transportó hasta su primera escala en la colonia Carlos Castillo Peraza, donde en un modesto mitin habló de las transformaciones que requiere México para cambiar.

Ya lo esperaba una ambulancia y una unidad de protección civil y una patrulla de la policía municipal, por si de ofrecía le dijo Fernando Motta Allen, director de Protección Civil del municipio.

A los alrededores no se vieron los clásicos camiones de transporte de personal que llevan acarreados en otros eventos políticos.

Tampoco salieron a relucir las tortas, los burros, los jugos y sodas que siempre reparten para que la gente no se les desespere y aguanten el intenso sol.

Menos se vio el pase de lista, para checar quienes fueron y cumplieron con la comisión.

Mientras que en el discurso el tabasqueño decía que el gobierno entrega miles de teles para tener más atontados a los mexicanos.

En cada presentación el ex candidato presentó a cada uno de los precandidatos a diputados.

Finalizada cada conferencia “magistral”, como le llamaron los organizadores de la gira los asistentes lo esperaban para saludarlo, verlo, animarlo y uno que otro para tomarse la foto “selfie”.

Lo mismo se repitió en la colonia Riberas del Bravo, donde el sol calaba intensamente y alguien sacó una sombrilla para cubrirlo del sol.

Seguía exponiendo los complejos problemas del país generados por la corrupción y aterrizaba en los problemas locales, culpando a la maquiladora por no pagar salarios dignos.

El clímax de la gira se dio en el centro de la ciudad, en el cruce exacto de las avenidas 16 de Septiembre y Juárez, lugar en el que congregó cerca de 500 personas.

Ya con sombrero para aguantar la asoleada, López Obrador ofreció su mejor oratoria, para darles duro al presidente Peña Nieto, al gobernador César Duarte, Francisco Barrio

Ahí el “Pichu” de la Rosa era uno de sus oyentes en una plática que rondó la hora de duración e invitaba a unirse a MORENA, al tiempo que explicaba por qué dejó el PRD.

El “Peje”, pero no “lagarto” aclaró, -“me dicen el Peje, pero no soy lagarto”-  aseguró que si seguía con vida para el 2018 y si el de “arriba” se lo permite, la tercera será la vencida y llegará a la presidencia de la república, calculando que obtendrá cerca de 25 millones de votos.

Al decir esto enardeció a la gente que lo fue a ver, quienes no lo querían dejar ir.

La gira continuó por la colonia Oasis Revolución, donde insistió en que la gente acuda a votar para quitar al PRI y PAN del poder. Así terminó su visita a Ciudad Juárez.

Agencia:
Fuente:

RELACIONADAS