Poker de Ases

31 May 2019

Sergio Lara

Partidos limpios; Políticos sucios.

Hace mucho que la sociedad ya no vota a favor de un partido, hace mucho que los ciudadanos empezaron a notar la procedencia partidista de los candidatos, hace mucho que los partidos quedaron en el exilio.

Hoy, pareciera, que la edad de los candidatos está próxima a desaparecer, aunque los partidos permanezcan; la credibilidad en el binomio partido-candidato está perdiéndose debido a la poca respuesta de los gobiernos y de los mismos partidos cuando los candidatos y después representantes populares no están tan limpios.

Sí, hay una crisis estructural dentro de los partidos. La inestabilidad que representa hoy a nuestro país por la desaparición de los 43 normalistas revela el severo desgaste que tienen los partidos tras la intención de sus miembros por querer tomar banderas sociales.

La oposición siempre había tenido clara su postura. Mientras se está fuera de la silla presidencial, el gobierno en turno es culpable de todos los males nacionales y sus representantes deberán ser perseguidos como enemigos públicos.

Mas el PRD es ejemplo claro de la falta de filtros que existen al interior de los partidos para elegir a sus candidatos. Hoy el Sol Azteca está atado de pies y manos. Ángel Aguirre y José Luis Abarca, Gobernador de Guerrero con licencia y ex alcalde de Iguala respectivamente, provienen de tal partido.

Los mesías se apartaron. Hay un silencio incomodo, su opinión sería la soga al cuello. Marcelo Ebrard es el padrino de Aguirre, Silvano Aureoles no trae su vela encendida; Carlos Navarrete, parece ser, tiene los días contados como líder nacional del PRD, pues Cuauhtémoc Cárdenas ya pidió su cabeza.

Mientras que AMLO ya es profeta de su propio partido, con un rebaño que se reproduce. Opinar sobre el caso sería ponerse una soga al cuello, su silencio repentino es comprensible, así como lo es su salida del PRD.

Hundirse en conflictos internos, parece, es un suicidio político; pero un mal necesario, ya que, por ahora, el Gobierno Federal tiene que dar la cara por la situación que atraviesa el país. Negarse a la realidad social y económica no ha sido la mejor respuesta. En tanto que Acción Nacional, después de su crisis interna, espera resurgir.

La lección es clara. Ganar a toda costa ha salido caro, pues el Sol Azteca atraviesa por una crisis severa, Acción Nacional ya la sufrió y el PRI sufre por el deterioro de la imagen del Gobierno Federal. Con ello debemos preguntarnos ¿Dónde están los partidos que representan a la sociedad?

Escríbeme: Adrianla93@gmail.com

Twitter: @Yosoylara1     Facebook: Sergio Lara