Pide AMLO a asambleístas electos de Morena actuar con rectitud y honestidad

22 Jul 2015

Andrés Manuel López Obrador pidió a los diputados locales y asambleístas electos de Morena resistir todas las tentaciones y actuar con rectitud y honestidad, tras señalar que “el mecanismo más usual de cooptación o compra de diputados es el halago, las complicidades y el dinero”.

Los mafiosos de la política en México “logran el sometimiento de los legisladores mediante la corrupción. Las Cámaras, con toda la formalidad y el boato, están convertidas en antros de perversión. Son pocos los que por ahí han pasado y no se han echado a perder”.

Indicó que el mecanismo utilizado para la cooptación o compra de legisladores explica en mucho “el excesivo presupuesto que ejercen los congresos locales y la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF)”.

Los diputados “están colmados de atenciones y privilegios, reciben sueldos elevadísimos, se autorizan gastos de todo tipo y cuentan con asesores, ayudantes y mucho personal a su servicio”.

Por ejemplo, añadió, “la ALDF está integrada por 66 legisladores y ejerce un presupuesto anual de más de mil 900 millones de pesos. Es decir, en términos generales, cada legislador le cuesta a los ciudadanos alrededor de 29 millones, en promedio anual.

“Desde luego, todo este dispendio tiene como propósito facilitar la aprobación de leyes y del presupuesto, y mantener el régimen de impunidad para beneficio de negociantes privados, traficantes de influencia y políticos corruptos”, señaló al encabezar un taller con los legisladores electos de Morena.

Apuntó que en México, “por la falta de una auténtica democracia, el Poder Legislativo no funciona con normalidad. Todavía persiste la práctica porfirista de que el poder de los poderes es el Ejecutivo y los otros dos poderes, el legislativo y el judicial, están subordinados a los gobernadores, al Jefe de Gobierno y al Presidente de la República”.

Baste decir, añadió, “que en la mayoría de los estados, los congresos locales y los tribunales superiores de justicia están controlados por los gobernadores”.

Eso impide, apuntó, “que los legisladores actúen como auténticos representantes populares y, en los hechos, estén convertidos en meros legitimadores de las decisiones que se toman afuera de los congresos locales, en las oficinas de los secretarios de gobierno y de los titulares del Poder Ejecutivo”.

Agencia:
Fuente: La Jornada

RELACIONADAS