Alas de papel

22 Ene 2018

Beatriz Martinez

¿POR QUÉ QUEREMOS LO QUE NO PODEMOS TENER? 

Sin centrarnos solamente en el tema de toda esta serie de preguntas (el amor) creo que los humanos siempre tenemos una gran debilidad por aquello que es imposible o al menos así parece. Algunos por protección, otros como motivación. Sea la razón que sea todos siempre hemos deseado con toda nuestra alma algo o alguien que por distintas circunstancias puede llegar a parecer terriblemente imposible de alcanzar.

Quizá tengamos un gen de masoquismo en nosotros ya que es aquello que es imposible lo que más llama nuestra atención. Y duele. Duele tanto ansiar o querer algo con tantas fuerzas y ganas a pesar de que día con día nos demos cuenta de que sin importar que tanto lo intentemos puede que no suceda nada.

Todos hemos tenido ese “flechazo” por alguien imposible o quizá hasta más que un flechazo: ese amigo o amiga que es totalmente imposible, alguien con quien ni siquiera hablas, alguien que ya se encuentra en una relación. Esos son sólo unos pocos ejemplos de las distintas situaciones que nuestra mejor amiga vida suele darnos con frecuencia tal vez para recordarnos un poco lo que es el dolor e impotencia. Porque eso es lo que se siente cuando quieres a alguien imposible de tener, ¿no? Cada vez que sonríe te sientes tremendamente feliz por dicha persona (y porque su sonrisa es hermosa) pero luego duele, duele horriblemente saber que posiblemente nunca provocarás una sonrisa así en él/ella y la impotencia es la acompañante de todos los días. Palabras atoradas en la garganta, acciones guardadas y demás.

La cosa aquí es: ¿por qué caemos tan fácilmente ante estas situaciones? Desde mi punto de vista hay dos principales razones:

* Desafío. A todos nos llama la atención aquello que es un reto, que merece esfuerzo, que sabemos que valdrá la pena, lo que no es tan sencillo o aburrido. Ya sea para demostrar que se es capaz de lograr el objetivo o porque realmente se quiere a la persona.

* Protección. Siempre es más sencillo darle el control de nuestro corazón a alguien distante que sabemos que no le afectará de ningún modo a alguien cercano que podrá rompernos con cualquier pequeño movimiento. Porque alguien con quien no interactuamos en lo absoluto no prestará atención hacia nuestros sentimientos ya que serán desconocidos para dicha persona mientras que alguien que está en nuestra vida diaria tendrá un poder mayor sobre nosotros.

Por cualquiera que sea la razón un amor platónico, imposible, lejano o un “crush” han formado parte del camino de la mayoría. Todo aquello prohibido

Comparte:Tweet about this on TwitterShare on Facebook