Alas de papel

31 May 2019

Beatriz Martinez

Preguntas pendientes de 4 letras

Mientras escucho todas las historias que incluyen el factor “amor” a mi alrededor un millón de preguntas me atacan. Supongo que todos tenemos nuestras dudas sobre este sentimiento tan extraño, común, conocido pero inseguro; el famoso amor.

Todos hemos tenido alguna interacción con él en algún momento o a diario, en cualquiera de sus presentaciones y aún así sigue siendo algo tan subjetivo, algo que no se puede definir exactamente ya que para todos es diferente, nunca sabemos cuál será exactamente la causa o el efecto cuando se trata del amor.

Por lo tanto he decidido comenzar esta pequeña lista de preguntas que llevan tiempo asechándome con el propósito de al fin responderlas (o algo así):

* ¿Por qué queremos lo que no podemos tener?

* ¿Es malo tener expectativas altas?

* ¿Por qué nos conformamos con menos?

* ¿Qué es un corazón roto?

* ¿Es el amor al menos verdadero?

* ¿Sentir o no sentir?

Quizá sea porque febrero ha llegado que mis pensamientos hacia el famoso amor están surgiendo con más fuerza de la normal pero sea cual sea la razón, creo que no sólo yo quiero una respuesta (o un intento de ella) ante estas preguntas, sino todos aquellos que en algún momento se lo han preguntado.

Porque siendo honestos no importa si la pregunta dura unos segundos en tu mente o una noche entera acompañado de botellas y las estrellas, no importa la edad o qué tanta experiencia tengas ni cómo te sientas respecto al amor, todos nos hemos sobre él, todos hemos tenido algún momento filosófico pensando en este sentimiento.

Duré un buen pensando si debería escribir esto o no: ¿Por qué escribir de amor? ¿Por qué a alguien le interesaría hablar de sentimientos y no de política o algo por el estilo?

La cosa es que alguien más escribirá de política, de los problemas de la humanidad, de reformas, de números y claro que son temas que también me interesan estos temas pero la gente no habla con sus amigos llorando o con una gran sonrisa en el rostro a las tres de la mañana sobre políticos o devaluaciones, bueno quizá habrá quienes sí, pero creo que es más posible que terminen hablando de sus sentimientos.

Así que por muy cursi, vago o típico que podría parecer escribir sobre amor, todos terminamos hablando de eso algún día, todos estamos conectados de una manera u otra por él o más sentimientos.

Y ya sea porque está sobrevalorado, porque quizá somos cursis por naturaleza, porque nos ha lastimado o por un millón de razones más el amor termina siendo el sentimiento al cual le damos bastante importancia, tanto que hasta le dedicamos un día entero.

Encuentro extraño y hasta divertido el hecho de que este sentimiento al cual culpamos de tantas cosas buenas como malas siga siendo un total misterio porque así es cuando se trata de los sentimientos: estamos tratando con ciencias no-exactas y nadie logra ser un científico 100% experto.

Porque en un mundo donde nos hemos rodeado as las ciencias exactas en cada rincón de nuestras vidas y hemos logrado aprender a controlar y manejar a nuestro gusto un montón de cosas, aquel idioma que todos siempre hablaremos (y digo hablar porque es un misterio el comprenderlos) no serán las matemáticas (como dicen todos los maestros) sino aquellos pequeños desconocidos y impredecibles visitantes a los que damos asilo, a los cuales llamamos sentimientos.