Representantes del Congreso de EU revisarán la reforma laboral de México

29 May 2019

Un grupo bipartidista de personal del Congreso de Estados Unidos planea visitar a funcionarios del Gobierno mexicano para discutir las reformas laborales que la presidente de la Cámara de Representantes de EU, Nancy Pelosi, considera necesarias para que los demócratas apoyen el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Asistentes del Congreso involucrados en la planificación del viaje de la próxima semana aseguran que ayudará a recopilar información sobre la recientemente aprobada reforma a la legislación laboral de México, así como la oposición potencial que algunos temen podría llevar a un retroceso de los cambios este verano.

La visita a la Ciudad de México se produce después de que Trump y Pelosi tuvieron un conflicto la semana pasada, cuando una reunión de infraestructura en la Casa Blanca no dio resultados y el presidente describió a Pelosi como ‘un desastre’ y dijo que su acuerdo comercial era demasiado complicado para que ella lo entendiera.

Robert Lighthizer, representante de Comercio de EU, ha estado trabajando estrechamente con el grupo de Pelosi para encontrar una manera de avanzar hacia la ratificación del acuerdo, pero su trabajo a menudo se ve socavado por el hecho de que Trump se involucra públicamente en el proceso.

La misión a México incluirá a asistentes del Senado y la Cámara de Representantes que representan a legisladores demócratas y republicanos.

Un alto asesor del Congreso afirma que esta es una forma de demostrar que los demócratas están seriamente comprometidos en este proceso y preparados para trabajar con la administración Trump para obtener la aprobación del tratado.

El asesor señaló que a pesar de la retórica de la semana pasada, Pelosi no canceló el viaje del personal a Ciudad de México, lo que indica su compromiso de dejar que este proceso se desarrolle.

El T-MEC, que de ser aprobado reemplazará al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) existente, es la prioridad legislativa número 1 de Trump y una en la que la Casa Blanca ha podido trabajar con un Congreso dividido.

Sin embargo, desde que se firmó el T-MEC en noviembre, los demócratas han identificado áreas en las que desean mejoras antes de apoyar el acuerdo que incluyen disposiciones sobre mano de obra y cumplimiento, así como ambientales y farmacéuticas.

Trump eliminó un obstáculo importante en el proceso de aprobación cuando levantó los aranceles al acero y el aluminio a México y Canadá este mes.

Ahora el personal del Congreso está buscando reuniones con la secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde, y otros miembros del Gabinete del presidente Andrés Manuel López Obrador para averiguar qué tan rápido se implementará la reforma y evaluar si la oposición puede perturbar la revisión, según una persona con conocimiento de la visita.

Una persona enterada del viaje afirma que la delegación también se está comunicando con grupos empresariales.

El viaje está programado para la segunda mitad de la próxima semana, según dos fuentes que hablaron con Bloomberg.

Ha habido algo de rechazo desde que la ley fue acelerada en el Congreso en abril. El jefe del sindicato más grande de México, el senador de Morena, Carlos Aceves, expresó que está trabajando con grupos empresariales para presentar un proyecto de ley que haría retroceder parte de la reforma. Además, los líderes locales han logrado pactos a nivel estatal con sindicatos proempresariales que podrían restringir el derecho de huelga.

Alcalde, secretaria del Trabajo, dijo a Bloomberg en abril que los plazos estrictos de la ley laboral, la fuerte voluntad política del presidente López Obrador y un grupo de trabajo integrado por su dependencia, la Secretaría de Hacienda y los gobernadores estatales , aseguran la rápida implementación de la reforma laboral en todo el país.

Pero los asesores del Congreso han dicho que quieren ver indicios de que la implementación está en marcha, incluidos los recursos financieros disponibles para la ejecución y evidencia de que el sistema judicial puede abordar casos laborales que involucren un tratamiento injusto.

La nueva ley obliga a los trabajadores a elegir sindicatos, representantes sindicales y contratos laborales a través de una votación secreta. En México, los contratos a menudo se aseguran a espaldas de los trabajadores, otorgándoles poco más allá de los derechos legales básicos.

Agencia:
Fuente: El Financiero

RELACIONADAS