Se prepara Nuevo Laredo para temporada de huracanes

21 May 2015

Ante la posible situación de riesgo por el inicio de la Temporada de Huracanes 2015, la Dirección de Protección Civil y Bomberos de  Nuevo Laredo, conjuntamente con la Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA) Sección Mexicana, realizan talleres de control de avenidas para actuar en caso de que se presente alguna contingencia.

Autoridades de estas dos dependencias, así como personal de Protección Civil de Ciudad Anáhuac, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), Caminos y Puentes Federales (Capufe), la Corporación para el Desarrollo de la Zona Fronteriza de Nuevo León (CODEFRONT), la Comisión Federal de Electricidad (CFE), entre otras instancias federales  se reunieron este miércoles para implementar estrategias, las cuales forman  parte de un programa de prevención y respuesta ante situaciones de riesgo por desastres naturales.

Juan Ulises Ochoa Correa, director de Protección Civil y Bomberos, dijo  que esta reunión fue con la finalidad de coordinarse con todos los cuerpos de emergencia e instancias involucradas en esta temporada de huracanes y ciclones.

«En los próximos días vamos a instalar el Comité Municipal de Protección Civil,  a pesar de que ya comenzó la temporada a nosotros nos afecta más las lluvias a finales de junio, entonces de esta forma nos da tiempo para establecer dicho comité, donde vamos a invitar a todos los cuerpos de emergencia para resolver cualquier situación que se llegará a presentarse en la ciudad», indicó.

Aseguró que esta reunión se trataron algunos puntos importantes, entre ellos,  que se haría en caso de que se presentará una creciente en el río Bravo o si se tuviera que abrir las compuertas de las presas, también si se tuviera que realizar evacuaciones  o se presenten situaciones de riesgo.

Por su parte, Agustín Bonne González, representante de la oficina de CILA en Nuevo Laredo señaló que la temporada de huracanes en el Pacífico inicia el 15 de mayo y termina el 30 de noviembre, mientras que en el Atlántico comienza el 1 de junio y culmina el 30 de noviembre.

«Año con año previo a la temporada de huracanes realizamos reuniones de coordinación en caso  de que se presente algún huracán o lluvias intensas en la región, pues  el objetivo es estar preparados en todo lo que es el manejo del río Bravo», refirió.

El funcionario explicó que estos talleres son de suma importancia para el intercambio y actualización de información sobre la situación que se presente.

«En esta reunión analizamos las condiciones en las que se encuentra el afluente  actualmente, así como las presas internacionales La Amistad y Falcón, vamos a estar pendiente de que manera incrementa de acuerdo a las precipitaciones», recalcó.

Bonne González agregó que todas las dependencias involucradas en esta temporada  ya se encuentran implementando estrategias  ante una posible situación de riesgo en la ciudad.

Agencia:
Fuente: Redacción

RELACIONADAS