Un hombre inconsciente con un tatuaje de “No resucitar” provoca un dilema ético al hospital

04 Dic 2017
Comparte:Tweet about this on TwitterShare on Facebook

“Después de analizar el caso del paciente, el equipo ético nos aconsejó que siguiéramos los deseos que el hombre había expresado en su tatuaje”, dijo uno de los médicos a Gizmodo. El debate concluyó finalmente cuando el paciente falleció esa tarde.

Como médico de urgencias, cada día de trabajo implica tomar decisiones difíciles sin apenas tiempo para reflexionar. Lo importante es salvar vidas… pero, ¿qué hacer cuando el paciente no quiere vivir?

Recientemente un hombre de 70 años de nombre desconocido llegó a un hospital en Florida. Cuando el personal sanitario abrió su camisa se encontraron con un tatuaje en su pecho: “NO RESUCITAR”, con la palabra “no” subrayada su firma debajo.

Durante unos instantes el equipo dudó, pero finalmente decidió ignorar el mensaje y tratar de salvar la vida del hombre, no sin antes informar al equipo ético del hospital, que veía el asunto de otro modo.

Esta mujer también ha decidido usar el tatuaje como forma de expresar su deseo de no ser resucitada.

El paciente, que llegó con un elevado porcentaje de alcohol en sangre, tenía un historial de problemas pulmonares, diabetes y arritmia. A medida que las horas iban pasando, su estado fue yendo a peor, e hicieron falta operaciones de emergencia para mantenerlo vivo.

Mientras lo trataban, los médicos seguían sin tener claro si realmente estaban haciendo lo correcto. ¿Era el tatuaje una representación real de los últimos deseos del paciente? ¿Una broma? ¿Podría haber cambiado de opinión desde que se lo hizo?

Aunque tatuarse algo así en el pecho puede resultar extremo, parte de una forma de pensar compartida por la mayoría de ciudadanos estadounidenses. En una encuesta realizada en 2014 el 80% de pacientes dijeron que “preferirían evitar la hospitalización y los cuidados intensivos en la etapa final de una enfermedad”. En el caso de los doctores, el número ascendía al 88%.

Otro caso más, ¿será un deseo real, una broma, o un tatuaje de borrachera?

Puede que un tatuaje sea una forma poco convencional de expresar el deseo de no ser resucitado, pero nadie puede negar que es una manera muy directa de decirlo. La duda del hospital era la siguiente: ¿se puede considerar un tatuaje un documento legal?

En un informe del año 2012 un paciente con un tatuaje igual que fue resucitado por un equipo médico, dijo que el tatuaje era una broma y que pensó que nadie se lo tomaría en serio.

“Después de analizar el caso del paciente, el equipo ético nos aconsejó que siguiéramos los deseos que el hombre había expresado en su tatuaje”, dijo uno de los médicos a Gizmodo. El debate concluyó finalmente cuando el paciente falleció esa tarde.

Kerry Bowman, un bioético de la universidad de Toronto, explicó a Gizmodo lo complejo que le parecía el caso. “El paciente podría haber cambiado de opinión y no habría forma de saberlo. Arrepentirse de un tatuaje no es nada raro.”

Al mismo tiempo, Bowman considera que lo principal es respetar los deseos del paciente. “Mi posición sería que si alguien se ha tomado el gran esfuerzo de tatuarse ‘NO RESUCITAR en el pecho con su firma, está dejando de forma fuerte y clara su deseo”.

Agencia:
Fuente: PlayGround

RELACIONADAS