Vuelcan su ilusión en una carta… Niños le escriben a Santa

22 Dic 2017

“Antes de Navidad mi hermano me ayuda a hacer la carta, él no pide nada porque ya es grande, pero me dibuja en una hoja a Santa Clós y a un reno, luego yo escribo lo que voy a pedir

Reynosa, Tamaulipas .- Las miradas infantiles sin importar estrato social o condición se iluminan por igual ante la ilusión de ser premiados por buen portados por Santa Clós, el personaje de barba blanca enfundado en un traje rojinegro y botas gruesas que a bordo de un trineo, tirado por renos recorre el mundo repartiendo alegría a todos los niños.

En las ciudades, los buzones se llenan de cartas para Santa, quien vive en el Polo Norte y las recibe para satisfacción de aquellos que mantienen la tradición de solicitar sus regalos ante su buena conducta y obras.

Reynosa no es ajena a la tradición en las calles y barriadas de las colonias, los niños perciben la cercanía de la Nochebuena y la Navidad y se esmeran en obedecer a sus papas, y hacer méritos suficientes, que se reflejen en la entrega de regalos que serán depositados al pie del árbol navideño en casa.

El Servicio Postal Mexicano (Sepomex) se convierte en una antesala del taller de Santa Clós, su correspondencia es aquí recibida y depositada en los buzones, para que los niños tengan la certeza de que van rumbo al Polo Norte, para ser resueltas en sus peticiones de juguetes.

Román Reyes Valles, secretario de Vigilancia y Fiscalización del Sindicato de Trabajadores de Sepomex, dijo que las cartas se reciben y se atienden con esmero.

Incluso hay grupos de chicos que acuden exclusivamente para depositar su misiva a Santa y aguardan con interés la visita.

Perlita Rodríguez de 9 años, tiene bien definido que le pedirá a Santa: una bicicleta, muñecas y ropa para ella y sus hermanos que como ella –afirma- se han portado muy bien todo el año.

Su mirada se enciende con esperanza y alegría de saber que su carta y deseos serán atendidos, pues su buena conducta es el aval necesario para lograr las peticiones hechas por escrito.

Acorta su lista de regalos para no agobiar a Santa

Julio Hernández tiene claro lo que desea que Santa Clós le obsequie para Navidad.

Este niño de ocho años, quiere una colección de Minecraft, personajes de un juego de video en diferentes plataformas.

“Antes de Navidad mi hermano me ayuda a hacer la carta, él no pide nada porque ya es grande, pero me dibuja en una hoja a Santa Clós y a un reno, luego yo escribo lo que voy a pedir”, dijo Julio.

Recuerda que el año pasado, Santa le trajo una bicicleta y una tableta, pero ahora, decidió pedir una colección de juguetes.

“Son muchos ‘monos’, pero le dije a Santa que me traiga los que pueda, en una caja a veces vienen cinco o diez, el puede traerme esa caja con juguetes”, dijo sonriendo.

Asegura que durante el 2017, fue un niño bueno, obedeció a sus padres y cumplió con sus tareas.

-A veces peleaste con tu hermano-, interviene Teresa, madre del menor.

“Mamá, sí, pero eso Santa no lo vio porque estábamos en la escuela”, se apresura a responder.

La decisión sobre qué pedir este año fue difícil, pues Julio quería pedir, tres cosas más.

“Es que quería un juego electrónico, unos lentes virtuales y una diadema de audífonos, pero mi hermano me dijo que eran muchas cosas y que Santa no puede”, destacó.

Por eso comenta, decidió pedir la colección de personajes pues sabe, que se divertirá mucho más.

“Es que con esa colección puedes hacer castillos o ciudades, puedes hacer muchas cosas y mi hermano me va a ayudar”, agregó.

Julio, acompañado por su madre, acudió al Servicio Postal Mexicano para depositar la carta que envió al Polo Norte, para que Santa pueda traerle su regalo en Navidad.

Agencia:
Fuente: El Mañana

RELACIONADAS