El mundo enfrenta problema de millones de toneladas de basura

20 Jun 2018

Pocas personas consideran el plástico usado como un producto valioso a nivel mundial. Sin embargo, China ha importado 106 millones de toneladas de bolsas viejas, botellas, envolturas y contenedores valorados en 57 mil 600 millones de dólares desde 1992, el primer año que dio a conocer los datos. Entonces, cuando el país anunció el año pasado que finalmente tenía suficiente basura ajena, los gobiernos de todo el mundo supieron que tenían un problema. Solo que no sabían exactamente qué tan grande era.

Ahora lo saben. Para el año 2030, se estima que se necesitará enterrar o reciclar 111 millones de toneladas métricas de plástico usado en otro lugar, o simplemente no fabricarlo. Esa es la conclusión de un nuevo análisis de los datos de comercio mundial de la ONU realizado por investigadores de la Universidad de Georgia.

Todas las botellas, bolsas y paquetes de comida se suman. Al 2017, las fábricas habían producido 8 mil 300 millones de toneladas métricas de plástico nuevo, el mismo equipo de Georgia informó el año pasado. Incluso un millón de toneladas métricas, la escala en que se comercia este material cada año, es difícil de visualizar en abstracto. Son 621 mil Model 3 de Tesla. Son 39 millones de bushels de granos de maíz. Los 700 millones de iPhones del mundo representan aproximadamente una décima parte de un millón de toneladas métricas.

Casi cuatro quintos de todo ese plástico ha sido arrojado a vertederos o al medio ambiente. Una décima parte ha sido quemada. Varios millones de toneladas llegan a los océanos cada año, contaminando las playas y envenenando grandes extensiones del Pacífico norte. Solo el nueve por ciento del plástico total generado ha sido reciclado. China recibió poco más de la mitad del total anual en 2016, o 7.4 millones de toneladas métricas.

A medida que la industria maduró y los efectos negativos sobre la salud pública y el medio ambiente se hicieron evidentes, China se volvió más selectiva sobre los materiales que estaba dispuesta a comprar. El plan “Valla Verde “, implementado en 2013, bloqueó materiales mezclados con alimentos, metales u otros contaminantes. En consecuencia, las exportaciones cayeron entre 2012 y 2013, una tendencia que continuó hasta el año pasado, cuando el mayor comprador mundial advirtió que suspendería por completo las compras de desechos de plástico.

Otras naciones, como India, Vietnam y Malasia, han incorporado más plástico, aunque con un apetito menor que el de China. Vietnam suspendió recientemente las importaciones debido a que los barcos obstruyeron sus puertos.

El problema mundial del plástico se ha estado agravando durante décadas. Desde que comenzó la producción en masa a principios de la década de 1950, la producción anual ha crecido desde alrededor de 2 millones de toneladas a 322 millones en 2015, dijeron los autores. Las tasas de producción actuales están excediendo nuestra capacidad para eliminar los desechos de manera efectiva, y se espera que la oferta crezca aún más. “Sin nuevas ideas audaces y estrategias de gestión, las tasas de reciclaje actuales ya no se cumplirán y los objetivos y plazos ambiciosos para el futuro crecimiento del reciclaje serán insuperables”, escribieron.

Agencia:
Fuente: El Financiero

RELACIONADAS